EYACULACIÓN TRASCENDENTAL

(MEMORÁNDUM DE MI 1er ½ SIGLO DE JUERGA VITAL)

por PASQUINEL LABARTA

ARCO IRIS en blanco y negro

ABSTENEOS DE OJEAR ESTA COMPILACIÓN DE MIS VIVENCIAS Y DEMÁS CULEOS AQUELLOS ORTODOXOS SUFRIDORES DE 1 RIGIDEZ CEREBRAL QUE OS IMPIDA DIGERIR CACHONDEO PURO Y A VECES DESPIADADO. PENETRAD Y EYACULAD EUFORIA EL RESTO, VENGA. AMÉN GAMBERRO.

P.D: Soy consciente de que mi ilusionante y exagerado estilo de describir lo que sea a lo peor os tentará a suponer a mis lectores que los relatos aún por venir han sido tecleados adictos a la burda exageración o distorsión del día a día por mi ego experimentado. Pues juro por mi vida, cosa seria, que toda anécdota deletreada en este tocho que ya os penetra es 1 descripción exacta en su esencia de la realidad que sucedió. Alertados quedáis.

# 1. TOMA DE TIERRA EN LA MOVIDA COTIDIANA

Los últimos minutos de pre-existencia a lo breve de los cuales sobreviví fueron muy calcados a los de cualquier otro menda de la especie Sapiens. Todo empezó con 1 súbito aumento de la temperatura ambiental, el cual activó la excitación de la manada de cabezudos competidores a la cual ½ yo pertenecí. Persistía grabado 1 idéntico destino en el código sucesorio de cada cual: embarazar al colosal zigoto mujeril anclado más allá del inacabable túnel.

Por supuesto que no supe interpretar la sensación de desmadre y negrura totales que cercaban al gameto masculino que en su día ½ fui y que serpenteaba su único flagelo en busca de vencer en el maratón lácteo para así fundar a mi futuro sujeto al remezclar su bagaje con el del óvulo perforado. Mi semi-yo obedecía a la brújula química inspirada en 1 reglamento heredado generación tras generación, el cual me guiaba al través de aquella loca estampida en medio de 1 tropel de clones. Réplicas en apariencia tan sólo dado que albergaban cada cual 1 sui generis conjunto de genes precursores de tan disparejos seres.

Total, migrábamos los misiles genéticos con ganas, pero sin saberlo a la caza de la obesa célula germinal contenedora del 50% de información sucesoria restante que, previa fusión con la otra mitad de mi bagaje cromosómico y posterior preñez y alumbramiento del feto surgido, caería este último expulsado contra 1 compleja sociedad de animales humanos. Tiene miga la cosa.

Tras 9 meses acampado en el habitáculo matricial de mi progenitora, finalizó mi cómoda estancia dentro de su vientre con la expulsión de mi menda a través del chocho anexo. Resultó 1 parto complejo debido a la casualidad de enredarse el ligamento umbilical en mi cuello fetal, suceso conocido como “circular de cordón”. Mi caída al orbe tuvo lugar allá por el exacto 01/09/1967 en el rincón del Cosmos conocido como Barcelona, metrópolis que asimismo nombra a la provincia por la cual he meneado la sinhueso durante casi mi media centuria de existencia.

Las particularidades que envolvieron a mi ego desde que me tocó consumir aire de quirófano por vez 1ª, fueron de mero análisis del entorno. Siendo franco, no hacía nada… pero es que nada útil, ni tan siquiera ser consciente. Prestaba atención a todo lo que estimulaba mi curiosidad y de ello consumía lo que me permitían mis guardianes. Transcurrió se ve que no llega al lustro de aprendizaje y práctica de lo muy básico y la cosa fue mejorando poco a poco hasta que llegué a ser realmente autosuficiente mientras mis valedores cubrieran los costos monetarios implícitos. Al menos eso relata la única fémina de quien he extirpado leche de beber al chuparle los pezones

Después escarmenté crecimiento y el argumento de mi vida fue nutrido por experiencias diversas interpretadas por mi surrealista visión de este a veces cruel mundo. Iniciaré presentándoos 1 a 1 a los integrantes de mi núcleo consanguíneo, a quienes agradezco cucharadas agrias que me han espabilado.

Me nace respetar a los muertos que no me han puteado demasiado en vida por la empatía necrológica que estimulan en mi retentiva. Empero en este trascendente caso voy a ser lo más sincero que el olvido me permita, lo juro por mi. Vayamos pues. Bauticé EL AUTISTA BELTRANCA a mi viejo desde al poco de mi forzoso reingreso en el hogar difícil hogar, curioso apodo que le venía a su abundante pelo y del que tiene su razón de ser tanto la similitud con su apodo oficial como la tendencia innata a entrometerse cual ser cenizo y aguafiestas en cualquier trama que se cocía al alcance de sus sentidos. Tras el sinónimo de padre se escondía este muy canoso y barrigudo 50ón de tez avejentada y dentadura arruinada por 1 nula higiene y carencia de presupuesto reparador. Era 1 gachó muy campechano, hasta el punto de la dejadez consigo mismo. Le gustaba arroparse con camisetas de tirantes estilo camionero y holgados slips clásicos y en sus épocas más grises ni se duchaba o afeitaba cotidianamente ni mudaba su ropa interior a diario. Parte importante de su aspecto dejado provenía de la abusiva acción de humear los pulmones, propios y ajenos. La porción más visible de su pelambrera craneal peinada hacia detrás lucía 1 tonalidad de cana oxidada, dado que la aparición de nieve para siempre sobre la capota de su cerebro fue pronta, a partir de los 40 y breve pico. Pero pese al lastre de su apariencia, su esencia fue la de 1 hombre agradecido y sincero y solidario y buena persona y le quise, a mi manera.

Luego tenemos a MARUXI, apasionada ser viva de cuya urna vaginal caí al principio del todo y a la que abocaron al planeta como la 2ª hija de LAGARTA, fundador de la máquina del dinero metalúrgico que parasitó mi infancia (IngalS.A., fábrica especializada en bañar en zinc fundido metales diversos con la intención de así evitar su oxidación). La ex-señorita ésta ha invertido desde siempre las mejores tajadas de la vida en su triunvirato de vástagos. Y eso a pesar de que gozó 1 caprichosa juventud inmersa en 1 muy acomodada vivencia diaria. Matices aparte, se ha tratado desde que me alumbró de 1 muy guapa antecesora de temperamento harto pasional pero afable, el cual ha sabido refrenar con miras a controlar la abstención o renuncia de lo que mola para así salvaguardar el confort de sus 3 cachorros en periodos de estrechez. Ahora goza 1 merecida ancianidad sésil a costa de sus ahorros, de su pensión y de la asistencia de nuestra cohabitante musa AMAR, fuerte personalidad quien hace y deshace a nuestro parasitario costado. No obstante, eso luego.

Quien me pisa los talones sucesorios resulta 1 simio evolucionado dueño de la edad más mediocre de la prole a la que pertenezco y que encima atiende a PABO. Con este remoquete de sonoridad cómica y proveniente de la prostitución de su apodo legal, nombro a mi introvertido y teórico y asocial y mediano ser fraternal dueño de 1 humor extraño. Siempre ha sido 1 personaje la mar de introspectivo, muy a su rollo y que retransmite a cuentagotas lo que cuece su encéfalo al personal que le rodea. Nuestra convivencia juvenil estuvo salpicada muchos años por constantes desencuentros nacidos de enfoques de la vida desde perspectivas en las antípodas la 1 de la otra. No obstante, el trato mutuo ha acabado sumergido en 1 bañera de paz y amor, oh...

1 peldaño más abajo en la escalera de la ancianidad fraternal tropezamos con BORDI, ardiente figura cuyo sarcástico sobrenombre proviene de la prostitución a l’idioma de la terra catalana de su apodo legal expresado en español. Su negativa a pronunciar ni 1 mísera sílaba en catalán pese a las amenazas y rapapolvos del profesorado, motivó su apodo de guerrillero ganado a cabezota pulso. Eso sí, su perpetua generosidad le convierte en merecedor del adjetivo solidario. Pero no sólo a través de su estático acto de presencia, la emisión de buenas intenciones o el deseo de triunfos ajenos, no no. El tipo es tanto 1 servicial gestor de trivialidades burocráticas como 1 prestidigitador en reparaciones caseras. Y todo por iniciativa propia o asistencia tras demanda. Le mola ir de apóstol. ¡Eres 1 dios doméstico, chaval!

Antes de que se me pase, debo quizás apuntar que mi índole de culo inquieto en constante brusco movimiento cuando más niñato, supuso 1 pequeño incentivo para la producción cristalera de este país, España. Es que al haber sido 1 gran miope desde que alcanzo a recapitular, 1s quebradizos culos de botella de hacia 7 y 8 dioptrías (cosa la cual luego empeoró algo) formaban parte imprescindible de mi indumentaria. Y mi carácter de incansable terremoto adicto al riesgo móvil ya se encargó de hacer añicos no sé cuántos, pero mogollón de gruesos vidrios visores. La educación general básica fue 1 tan frecuente ir y venir de la óptica que casi me adopta el optometrista. Cualquier frecuente acrobacia, infructuoso golpetazo o inesperado rodaje por los suelos, concluía en rotura de los anteojos de marras. He crujido tantas gafas como pelos tengo (bueno, casi casi, jeje…).

A modo de postrero párrafo de este ciber-legajo introductorio, expongo la innecesaria excusa por haber mamado desde el vientre materno 1 afortunada puesta en marcha de ganador y que todo haya servido tan sólo para haber acabado siendo 1 0 a la izquierda en esta competitiva muchedumbre social. Absteneos de compadecerme y añorar mi feliz resignación las mentes pusilánimes habitantes del lado lector de este escrito pues ya os adelanto que la conclusión irrebatible de mis divagaciones ha sido que, pese al caos imperante en casi todo el Cosmos, existen recovecos como este insignificante grano de arena Tierra donde la ininteligible magia sideral juega a niveles inteligentes 1 finita partida de póquer contra sociedades de organismos a las que siempre gana por la caducidad de éstas, reglas de juego. O sea, tanto si en 1 futuro dejo de respirar ignorado hasta por mí mismo como si mi rollo epistolar logra inversión editorial en su mensaje, fuera de la fina atmósfera que nos envuelve ni dios se enterará de nada de esto. La vida es dura y luego te mueres, en puto fin.

# 2. INSTRUCCIÓN APOSTÓLICA

Al descender de 1 dúo de personas que circulaban por sus respectivas vidas en 1 vagoneta espiritual dispuesta sobre tope tradicionales raíles morales, pues sin comerlo ni beberlo subsistí a la instrucción cultural y moral impartidas en 1 academia beata desde septiembre de 1973 hasta Junio de 1984. Asimilando tales enseñanzas año tras año sobre todo intentaba superar el 5 de media calificativa urgente para conseguir mi escolarización obligatoria.

Era 1 centro educativo unisexual, adicto al oPUS dEI y edificado en medio de las arborícolas cercanías de Barcelona Capital, en Mirasol-San Cugat para más datos. Aún se trata de la agreste institución familiar La Farga, grandioso campo de concentración dotado de atractivas infraestructuras, desde espaciosas y bien dotadas aulas a inmensas salas donde celebrar actos diversos o equipados laboratorios en que practicar el aprendizaje de todo 1 poco. E incluso hasta 1 cAPILLA cATÓLICA con supercómodos reclinatorios de escay acolchado, confesionarios anexos donde centrifugar las almas y, a la intemperie, mucho césped, arbusto y árbol o extensos campos de entonces tierra para la práctica de deportes varios. Y todo bajo 1 diurno cielo azul. Como en todos lados, ya.

Acudir estos postreros años en 1 trío de ocasiones al cercado donde empecé a perder mi inocencia, me ha permitido comprobar a ras presencial que las reformas de aspecto que ha gozado el laberinto docente a lo extenso de las décadas que llevo escapado de allí, molan pues potencian su atractivo: vallado con calidad de establecimiento penitenciario actualizado, cubierta de césped de los terrenos deportivos, conexión de la escuela a la red de redes y lo que sea, pero presumiblemente mejorado. Empero la infraestructura y distribución de edificios que configuran el recinto prosiguen tan señoriales como desde siempre han sido, eso hasta lo reconozco.

Para dotarnos con morbo a sus clientes por haber sido escolarizados en 1 selecta institución privada, se nos dotaba de 1 ridículo sentido de superioridad sobre las castas menos acomodadas y por ello inferiores al encima vestir indumentarias vulgares. Se nos imponía el arropamiento con 1 tan clasista uniforme el cual la mayor parte del curso constaba de pantalón (corto si mequetrefe mientras la meteorología lo permitía) de lana gris con acrílico (o franela de idéntico color para pijos de ley), camisa azul celeste (de manga breve en verano y cercanías), jersey azul oscuro estíos aparte, calcetín discreto, mocasín negro de talla a elegir y todo ello aderezado por 1 americana clásica tono azulón nocturno. Cabe resaltar que de pimpollos hasta los 13, la condena a enfundarnos uniforme incluía 1 chándal cerrado y azul marino con 1 “F” mayúscula (por La Farga, supongo) y encarnada intensa que nos cubría el pezón zurdo. Ninguna queja pues a esas ancianidades rebozarse con toda la mugre que contiene el entorno resulta 1 pasatiempos bastante habitual en los demonios impúberes.

Y a modo de guinda con la que embellecer el pastel de la exclusividad, tenemos los extras de afamadas marcas comerciales imprescindibles para así desentonar con el pueril alumnado de centros laicos y vulgares. Los presos de ese correccional proveníamos en su mayoría de ambientes pudientes y por ello se nos disculpaba que fuéramos, menos yo y el resto de minoría, 1 niñería cruel sin malicia a la hora de fardar y comparar sus modus vivendi y demás atractivas pijadas con los de compañeros menos afortunados.

Pertenecer al bando perdedor en el asunto materialista es llevadero a esas imberbes vejeces, cuando la obsesión comparativa entre los compinches del correccional oPUSIANO acerca de las marcas comerciales que apellidan a cada pieza de atuendo, todavía no había colonizado los cerebros de los más parias de la clase escolar. Ningún problema mientras todo quedaba en mera palabrería (que si mi papá esto, que si mi mamá lo otro) pero la cosa se complicó cuando los huevos y la faz comenzaron a escupir pelos, la estatura pegó 1 rápido estirón y el tono de voz se tornó más rimbombante y grave. Llegados aquí, se irrumpe en 1 escenario en el que 1 empieza a ser jefe de si mismo e inicia los vuelos del nido sobreprotector para así tener 1 mejor perspectiva del asunto social. Lo cual me ha servido para comparar y a sacar propias conclusiones que han hecho tambalear la ortodoxa filosofía imbuida desde siempre por el beatífico sistema.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad