EYACULACIÓN TRASCENDENTAL

7.00

Soy consciente de que mi ilusionante y exagerado estilo de describir lo que sea a lo peor os tentará a suponer a mis lectores que los relatos aún por venir han sido tecleados adictos a la burda exageración o distorsión del día a día por el menda experimentado. Pues juro por mi vida, cosa seria, que toda anécdota deletreada en este ebook que ya os penetra, es 1 descripción exacta en su esencia a la realidad que sucedió. Alertados quedáis.

EYACULACIÓN TRASCENDENTAL 

(MEMORÁNDUM DE MI 1er ½ SIGLO DE JUERGA VITAL)

# 1. TOMA DE TIERRA EN LA MOVIDA COTIDIANA 

 

Los últimos minutos de pre-existencia a lo breve de los cuales sobreviví fueron  muy calcados a los de cualquier otro menda de la especie Sapiens. Todo empezó con 1 súbito aumento de la temperatura ambiental, el cual activó la excitación de la manada de cabezudos compedidores a la cual ½ yo pertenecí. Persistía grabado 1 idéntico destino en el código sucesorio de cada cual: embarazar al colosal zigoto mujeril anclado más allá del inacabable túnel.

Por supuesto que no supe interpretar la sensación de desmadre y negrura totales que cercaban al gameto masculino que en su día ½ fui y que serpenteaba su único flagelo en busca de vencer en el maratón lácteo para así fundar a mi futuro sujeto al remezclar su bagaje con el del óvulo perforado. Mi hemi-yo obedecía a la brújula química inspirada en 1 reglamento heredado generación tras generación, el cual me guiaba al través de aquella loca estampida en medio de 1 tropel de clones. Réplicas en apariencia tan sólo dado que albergaban cada cual 1 sui generis conjunto de genes precursores de tan disparejos seres.

otal, migrábamos los misiles genéticos con ganas pero sin saberlo a la caza de la obesa célula germinal contenedora del 50% de información sucesoria restante que, previa fusión con la otra mitad de mi bagaje cromosómico y posterior preñez y alumbramiento del feto resultante, caería éste último expulsado contra 1 compleja sociedad de animales humanos. Tiene miga la cosa.

Tras 9 meses acampado en el habitáculo matricial de mi progenitora, finalizó mi cómoda estancia dentro de su vientre con la expulsión de mi menda a través del chocho anexo. Resultó 1 parto complejo debido a la casualidad de enredarse el ligamento umbilical en mi cuello fetal, suceso conocido como “circular de cordón”. Mi caída al orbe tuvo lugar allá por el exacto 01/09/1967 en el rincón del Cosmos conocido como Barcelona, metrópolis que asimismo nombra a la provincia por la cual he meneado la sinhueso durante casi mi media centuria de existencia.

Las particularidades que envolvieron a mi ego desde que me tocó consumir aire de quirófano por vez 1ª, fueron de mera descripción del entorno. Siendo franco, no hacía nada… pero es que nada útil, ni tan siquiera ser consciente. Prestaba atención a todo lo que estimulaba mi curiosidad y de ello consumía lo que me permitían mis guardianes. Transcurrió se ve que no llega al lustro de aprendizaje y práctica de lo muy básico y la cosa fue mejorando poco a poco hasta que llegué a ser realmente autosuficiente mientras mis valedores cubrieran los costos monetarios implícitos. Al menos  eso relata la única fémina de quien he extirpado leche de beber al chuparle los pezones.

Después escarmenté crecimiento y el argumento de mi vida fue nutrido por experiencias diversas interpretadas por mi surrealista visión de este a veces cruel mundo. Iniciaré presentándoos 1 a 1 a los integrantes de mi núcleo consanguíneo, a quienes agradezco cucharadas putas que me han espabilado.