ROCAMBOLESCO JORNAL CULTERANO

por PASQUINEL LABARTA

En aras a jamar con ambas niñas este manuscrito sin perder ni ripia de la significación de su trama, urge una cierta dosis de bagaje retórico recabado vía formación didáctica. Un lance confeccionado ese fuselaje leedor, vueso frontispicio recorrerá jocosos reglones descriptores de la subsistencia de una harto peculiar parentela a lo diurno de una jornada de holganza estival, sea la que ésta fuere.

ROCAMBOLESCO JORNAL CULTERANO

Se os autoriza al ente leyente que delineéis la intransigente correspondencia verbal que intercambian los allegados carnales a lo largo de su desplazamiento vertical camino de la conserjería desprovista de celador. Más qué menos que reseñar el enclave, atended: modesta, angosta y dilatada estancia a la cual se accede desde esos mundos de Dios al través de un anticuado portal mitad metal y el resto de vidrio. Seguidamente, una rectilínea y flaca moqueta de tonos granados recorre su largura y el sitio perece en una fachada la mar de vulgar. Bien, el montacargas aterriza en la portería mientras tanto Torcuato sermonea.

-¡Lo que tú quieras, enano! ¡Pero ten en cuenta que un paso mío …propulsa el portillo intermedio a la huida, se hace a un lado y retrata al renacuajo menudo…, equivale a infinitos tuyos, jeje!

El Pulgarcito de esta fábula brota del ascensor y pasea cual bicho bípedo en rastreo de la intemperie.

-¡No me tientes a correr o te frustro, cetáceo andarín!

El seboso compone el aparato en el que han descendido a su configuración de reposo y emula al predicador filosofante de quien*desciende.                                                                              -¡Atended intelecto grisáceo: me abstengo de retaos puesto que niégome a deprimíos tras …emprende la caminata que le divorcia de la rúe, alonga una extremidad superior y extiende su índex… divisarme acullá en los confines de la lejanía al cabo de unos sucintos tictacs, jeje!

El tocayo del maese de la oratoria Eufemio papá, estruja el pomo de la libertad y destapona el inmueble.

-¡¿Apostamos?! … patea el sustrato adyacente en alocada estampida.

El estático nene voluminoso se comunica a grito pelado con el fugitivo sin mechón alguno.

-¡¡¡Pero si no sabes en que edificio viveeee!!!

El transeúnte carnavalesco corretea cual cucaracha en plena combustión de su entorno e irrumpe en la vía pública a todo trance y sin prever arrollamientos de su fruslería corporal.

-¡… … …!

Un repartidor de enseres varios que rueda su medio de trasporte por ahí en ese preciso santiamén pisotea el pedal de detención al justo antes de remitir a la funeraria al infinitesimal correcaminos humano.

-¡¡¡… … … …!!! …el cochero referido extrae su órgano pensante por la ventanilla anexa al volante y entierra a la minucia peatonal entre exabruptos… ¡Hostia puta, por un pelo no te me cargo, renacuajo! …apunta al encarnado disco peatonal… ¡¿No ves el semáforo en rojo o es que has perdido las gafas?!

El microbio desahuciado de pelambrera atisba al cochero del furgón y alza una palma cara al asombrado.

-¡Sosegad esos vuesos impulsos, asilvestrado patán …arría el miembro manual… que los mentados espejuelos se los he obsequiado a la parienta en línea directa ascendente de vos …el transportista apercibe a Mito con sesgo de impacto… bajo esperanza de que os traiga a la memoria que habéis de hacer uso de ellos al guiar medios de transporte diversos! …su corpulento mamífero fraternal se troncha reprimido… ¡No obstante, ya me percato de que debe haberse descuidado de glosarlo en presencia de vuecencia dado que el viso que os decora no yace desfigurado por útil ocular alguno! …reverencia.

El profesional del reparto domiciliario objeta indignación.

-¡Habrase visto el maldito crío! …retrae su cosca a la sedentaria pose habitual, rebusca a su oficial de segunda vecino y extiende una prolongación manual dirección al bufón circense… ¡Manuel, baja tú que si lo hago yo el niñato ese va a entrar de urgencias del mogollón de hostias que le voy a dar, venga!

El auxiliar de a bordo acata el mandamiento sin rechistar.

-¡Voy, voy! …desbloquea y zarandea el acceso vertical de su inmediación, se apea de la cabina y apremia al ornamentado de carnestolendas… ¡Eh tú, niñato: deja ya de vacilar que si te cojo te corro a hostias!

El ojeado con mala baba desafía al conminador.

-¡Con la expectativa de experimentar culminación de la satisfacción sexual no me urgen vuesos ataques manuales sino la garra de una perspicaz habitante de por estos lares! …el auxiliar del cochero del carruaje de gasoil expone pinta de pasmo facial… ¡Dado el acaso de que hayáis establecido migas con alguna disponible de balde por las inmediaciones, no desistáis de noticiarlo! …manotea veneración.

El uniformado de peón de paquetería blasfema y demoniza al hallazgo carnavalesco.

-¡Hostias, Lucifer hecho caricatura! …se incrusta en el furgón y capta ópticamente al pisador de pedales… ¡Venga chaval, atropella al vacilón ese!

El distribuidor de entes que guía suso de un medio de transporte parasitado a su firma contratista acelera la máquina rodante que le envuelve mas el calvorota se ha puesto a salvo sobre la orilla embaldosada al margen de la acera que dista mayormente del dúo frontal a su morada.

-¡… … …!

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad